lunes, 16 de febrero de 2015

EKAITZ


Siempre como promesa.
Cuanto más deseaba, así más te alejabas.
Fuiste el reto, la meta. El deseo sublime
en que todos ponemos las ansias y esperanzas.

¡Mira que he trabajado!
Todo han sido desvelos
por tratar de ser uno
contigo, sin distancia.

Si abatido me he visto
por ti me he levantado,
puesto en pie,
y vuelto a caminar.

Como la sombra, esquivo,
nunca ausente.

Sujeto de mi mano,
como el agua o la arena,
entre mis dedos,
fluías, escapabas.

Si alguna vez  real 
o virtual, fuiste mío,
en presente mudabas al momento.
Para luego, convertido en pasado,
no ser más que recuerdo.

Lo tengo ya aprendido.

Hoy lo he visto en los ojos,
en la limpia mirada
de mi nieto.

Al fin lo he abrazado, alzado y sostenido.
Esta vez no te escapas.

¡Futuro …ya eres mío!



Seguidores